Mi pequeña y la lactancia


Uff ando desaparecida….como digo estas vacaciones van a acabar conmigo, pero acá me tienen un ratito para contarles algo más de esta maternidad que cada día tiene más matices de los que yo llegué a suponer.

Hoy les quiero contar un poco más acerca de la lactancia, mi última historia con la lactancia. Oriana es mi ultima bebé, después de ella no habrá otr@ y de alguna forma este hecho ha obrado en mi de muchas formas  posibles e inimaginables, pero la lactancia es una muy especial.

Cuando nació Vera Lucía, y como ya les conté un poquito, no me cuestioné la lactancia, simplemente di de lactar hasta cuando lo creí conveniente para mí. Si lees bien, para mi, más allá de las recomendaciones de la OMS o lo que los demás pensaban, y con esto no les digo que aquel periodo de lactancia haya sido muy largo, al contrario quizás pudo ser mayor, pero lo terminamos (yo lo terminé) alrededor de los 8 meses. Con Sebastian la historia no fue muy  distinta, las condiciones no fueron las mejores, recuerdo ir a clases para la titulación y sentir los pechos llenos de leche, y tener que sacarla a mano y directo a desecharla. No no fueron las mejores condiciones.

image

Ahora con Oriana, mi chiquita más chiquita (ella es pequeña) me resisto a dejar de amamantar, me resisto a dejar nuestro periodo de lactancia, y me he impuesto como meta llegar al año. Que es exactamente dentro de dos meses, que falta muy poco es verdad, pero para mi es todo un reto.  Un reto porque no es fácil mantener la lactancia y trabajar a tiempo completo, su “lonchera” es mi compañera hace muchos meses, el tiempo del que dispongo es muy poco para poder extraer la leche que necesita, es difícil cruzar la ciudad con la lonchera. Y los dientes!!! Mi pequeña sigue con sus cuatro dientes, dos de ellos son los caninos, afilados…muy afilados, que me han producido heridas muy dolorosas, heridas que aun en estos días me deja, pero aún con ellas no dejo de amantarla, porque? Porque siento que es un regalo para ella, que lo necesita, al ser tan pequeña (a penas en el promedio de crecimiento para su edad) siento que es lo mejor que puedo hacer, y tenerla cerquita siendo una bebe es delicioso, que si, quiero disfrutarlo un poco más.

Disfrutar de las noches en vela, del llanto desconsolado cuando no estoy, de sus exigencias cada día, de cargarla en mi cadera y saber que todo lo puede resolver la teta 😉 es como una relación amor/odio muy fuerte, más amor que otra cosa, pero muy difícil si de mantener la cordura se trata y más aún con dos niños más que también me reclaman. Estos días en casa han sido intensos de emociones, de exigencias, de llantos, de mimos, de amor infinito con los tres, pero esos momentos de descanso con la bebé son los mejores.

Estoy disfrutando los últimos momentos de mi bebé al máximo, después y muy pronto será una niña, una pequeña niña…y el viaje continuará…

Y uds disfrutan de la difícil lactancia??
Nos leemos

Advertisements

2 thoughts on “Mi pequeña y la lactancia

  1. tiene que ser verdaderamente dura la lactancia combinada con el trabajo. yo he tenido suerte porque le he podido dar siempre el pecho, de hecho a dîa de hoy con 5 anyos sigue cogiendo alguna noche, aunque yo creo que ya no queda leche (ella dice que sî…) mucho ànimo, merece la pena!

    Liked by 1 person

  2. Pingback: Fecha en el calendario – Tres para Una

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s