Historias de patio


Nosotros vivimos en un edificio dentro de un condominio, y tenemos entre las áreas comunes un patio con juegos para niños, una canchita de fútbol, zona de parrillas, y piscina. Los niños suelen bajar a jugar casi siempre solos, a veces los más pequeños van con sus mamás/papás, tíos, abuelas, muchas veces simplemente bajan solos, incluso hay niños pequeños que solo son “cuidados” por sus hermanos o primos. Mis hijos son la  excepción, ellos nunca han bajado solos (no lo harán en mucho tiempo). Vera que ya tiene 6 años quizás podría ir sola, pero como Sebas aún no, pues vamos todos juntos, ella a lo suyo con sus amigas y los pequeños conmigo 😉

Es en estas ocasiones en que tengo la oportunidad de observar, observar a los niños, conocerlos, ya tengo medianamente identificado a un grupo de revoltosos, he visto crecer a las niñas, ya casi son unas señoritas, y empiezan a tener ese comportamiento inconfundible de adolescente. Pero sobretodo observó a los otros padres, y también la ausencia de ellos. Los niños juegan solos, sin supervisión, hay niños de todas las edades, desde los 2/3 hasta ya adolescentes. Los mayores no cuidan de los pequeños (obvio no tendrían porque, a menos que sean sus hermanos y aún así no me parece bien), los mayores no siempre son un buen ejemplo, he llegado a escuchar comentarios muy fuertes, palabras soeces, algunas peleas (aunque siendo honesta nada grave) y bueno niños que se comportan como se les ha permitido siempre. Los padres deben tener mucha confianza en ellos no?

image

Jugar a los selfies

Por otro lado los padres, he visto madres muy preocupadas, he visto padres tratando de enseñar a sus hijos (muy poco animados ellos) a jugar fútbol, he visto abuelas pacientes, he visto madres cansadas detrás de los niños pequeños, empujando columpios, cuidando que no se caigan, los veo crecer, porque los padres también crecemos, y poco a poco nos volvemos más hábiles, más conocedores de nuestros niños, de sus necesidades, de sus gustos, de sus habilidades.

Hace muy poco estuve de vacaciones y otra vez pude pasar todo el día con mis hijos, un raro privilegio que tengo sólo los fines de semana y vacaciones. Y aunque no hacemos grandes planes el poder jugar juntos nos llena de alegría, de paz, nos une…podemos reír con ganas, saltar, correr, hacer el tonto y bailar sin música, hacer piruetas y todo lo que queremos. Así que si, mis hijos van acompañados, porque yo disfruto acompañandolos, disfruto ser parte de sus juegos, porque a mi también me gusta jugar y soñar con ellos…espero que pronto tengamos más días de patio.

Nos leemos

Advertisements

2 thoughts on “Historias de patio

  1. por mucho que sea un lugar cerrado, dejarlos solos es un poco arriesgado… y si entra algûn familiar pero no del portal y hace cualquier cosa que sea? y si ni cuando vuelven del colegio estàn con ellos, cuàndo los padres disfrutan de sus hijos? en fin, cada uno es libre de hacer como quiera, pero me parece un poco loco 🙂

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s