El Monstruo Rojo…la ira en los niños


Hace unas semanas leí un artículo muy interesante acerca de como ayudar a nuestros hijos a manejar la ira.

Los niños al estar en crecimiento y al empezar a conocer sus límites (físicos propios de la edad, de conocimientos, habilidades y capacidades), los limites que les ponemos por su bien (para salvaguardar su integridad o para educarlos en los usos y costumbres aceptados socialmente, según sean los que consideres necesarios), ante los cambios, dado que empiezan a entrenar su capacidad de adaptación. Si eres padre/madre debes reconocer la escena:

Tu lindo angelito, que ya tiene 2 o 3 años, quizás más?, está en casa, quizás son las 10 de la mañana, el se ha despertado temprano hoy, no tiene clases en el nido, quizás sea, no se un sábado? el desayuno no fue abundante pero comió lo suficiente te dices, ha estado jugando las últimas 3 horas, y bueno ahora quiere: jugar a saltar sobre las sillas/probar la tierra de las macetas/cortar el periódico que tratas de leer /ir a comprar un juguete (tu elige aquello que sabes no le vas a dar) y empieza a reclamar…los decibeles de sus gritos empiezan a ser un problema de salud pública (sabes que los vecinos pronto vendrán a ver que pasa, si antes no han llamado a la policía claro), estás segura/o que pronto quedarás sordo/a, y entonces la situación llega a su climax, tu dulce angelito empieza a tirar las cosas/golpear objetos/tratar de imponerse…o si tu dulce angelito está muy molesto, siente cólera, y no siempre sabes que hacer. Me ha pasado, nos pasa a todas(os) en algún momento nos pasa, puede ser que solo suceda un par de veces, quizás un poco más, en todo caso es mejor saber como manejar la situación por si nos vuelve a pasar.

dib berrinche

Primero debemos entender que es natural que sucedan estos episodios, y que nosotros debemos enseñarles a controlarse, entonces, lo que debemos hacer es mantener la calma, el tono de voz bajo (si por favor no grites…difícil lo se…estuve ahí, pero es necesario).

Debemos poder identificar cual es la causa de su malestar, el berrinche, la cólera, es un efecto, es el resultado de algo que lo ha molestado, que ha causado un desequilibrio en él:

  • Emocional, alguna situación que no puede manejar, quizás la llegada de un hermano, el cambio de colegio, el sentido de injusticia (a mi hermano le das A,B,C y a mi no, a él lo cargan y a mi no…cualquier variante es posible), tristeza, ansiedad por cambios.
  • Físico, hambre, sueño, cansancio, un día lleno de actividades, la falta de costumbre al horario del colegio…revisa el día, cual de sus necesidades no fue cubierta.
  • Frustración, el no poder comunicar lo que desea, especialmente en niños pequeños, o con problemas de lenguaje (imagínate no poder explicar lo que quieres o necesitas!)

Es importante identificar cual fue el detonante para poder dar una solución al problema una vez se haya calmado, y sobretodo que no vuelva suceder. Como decía antes, mantener la calma durante el episodio, proyectar esa calma, demostrar que estamos ahí para ellos, no fuerces la situación, solo si puedes, si te lo permite, abrázalo, acaricialo, lo ayudará a calmarse.

Cuando llegue la calma, conversa, presta atención a sus palabras, demuéstrale que lo entiendes, hablen de la causa del problema, de los sentimientos que le causo, que lo llevaron a ese momento. Nuestros hijos están llenos de sentimientos que aún no saben controlar, y muchas veces ni siquiera saben que sienten, no encuentran las palabras para explicarlo, es como tener un monstruo frente a ti, te asusta te molesta, y no sabes como llegó, como se llama o cuando se va. Dale las armas para combatirlo, enseñarle a identificar y poner en palabras lo que siente, no debemos juzgar los sentimientos (no te gustaría que alguien lo hiciera contigo verdad?)

Entonces démosles opciones, enseñemos a manejar las situaciones, cual pudo ser la mejor forma de manejar la situación raíz, utilizar las palabras, y planear pequeñas acciones que lo hagan sentir bien:

  • Turnos para los hermanos (juguetes, juegos, privilegios)
  • Días especiales solo para él (reforzar los lazos, demostrarles que tienen un lugar especial en la familia)
  • Enseñarle que compartir/esperar/dar también es divertido y gratificante

Por ultimo y no menos importante, es necesario que enseñemos con el ejemplo, que nuestros hijos vean en nosotros como manejamos situaciones difíciles, estresantes, como el diálogo nos ayuda a encontrar soluciones, no podemos pedir calma y armonía si nosotros no la tenemos 😉

Así poco a poco los niños aprenderán a controlar y identificar sus emociones, nuestros días serán más tranquilos, y disfrutaremos mucho más de nuestros pequeños y ellos de nosotros.

Para quien desea les dejo el link con el artículo completo (está en inglés),

Nos leemos…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s